29.6.07

De la espada de Damocles al harakiri. Historia y perspectiva de los libros y la lectura en el Perú (I Parte)

Por: Héctor Huerto Vizcarra


“¡Oh, Dios! Los estandartes de los caballeros se cernían como pájaros en torno a sus enemigos. Las lanzas puntuaban lo que escribían las espadas; el polvo del combate era la arenilla que secaba el escrito, y la sangre lo perfumaba.” Ben Said Al – Magribi


Quien no crea que los libros son un campo de batalla, posiblemente no ha deleitado el jugoso y amargo placer que emana de las letras. Ese sabor agridulce, contradictorio en ocasiones, no solo es consecuencia del contenido de los libros, sino también, de todo aquello que lo rodea. El libro de esta manera, no se puede interpretar como un objeto aislado, con características propias e inalienables; más bien, pertenece y es fruto de un contexto determinado, de unas circunstancias que lo marginan o lo elevan a su máxima expresión.

Hoy nadie podría dudar de la importancia que tiene el libro en la humanidad, incluso aquellos que no leen, no dejarían de reconocer eso. Hasta el momento, no hay mejor método para aprender a leer y a escribir que tener un libro al frente, debido a que buena parte del mundo aún vive entre la pobreza y la miseria, lo que imposibilita que modernas tecnologías se conviertan en alternativas serias dentro de la educación de los niños y adolescentes. El problema surge cuando el libro, luego de la etapa escolar, es dejado de lado. Incluso para países tan poco desarrollados como el nuestro, la intromisión del internet y de la computadora en la vida diaria de una persona común se ha hecho constante. Es más habitual abrir una cuenta de correo electrónico que hojear un libro y comenzar a leerlo, por cuenta propia.

Por ello, en la actualidad se cierne un gran debate en torno a las perspectivas que tiene el libro dentro del mundo de las computadoras y el internet. La multimedia parece acaparar la total atención de las personas, dejando poco margen a los periódicos, libros y revistas. Las letras impresas se hallan inmersas, para algunos, en su primera gran crisis, y nadie se atreve a asegurar su desaparición, pero todos concuerdan en descartar una posible victoria. Este consenso es sumamente interesante. En vista de ello, para nadie es extraño que en los últimos años hayan proliferado los libros, revistas y periódicos colgados en el internet, mientras que sus versiones impresas o no existen o han disminuido sus tirajes.

“Nuestra repentina transición histórica hacia una cultura tecnológica nos ha arrojado a un ámbito de ignorancia. (...) Al observar nuestra sociedad, ya no vemos líderes auténticos ni grandes sabios. No tenemos un gallardo Nuevo Mundo, sino un Nuevo Mundo terrorífico.”[1] Las reacciones frente a estos cambios, que afectan la cotidianidad del ser humano, y que influyen sobre todo, en la lectura y en la imagen que se tiene sobre el libro, son muy variadas. Pueden ir desde la añoranza de un pasado idílico e inexistente, como la de Sven Birkerts en la cita anterior, hasta el optimismo total por las nuevas herramientas que ponen a disposición de una interesante –y discutida– mayoría, una nueva forma acercarse a la lectura. Así, en palabras de José Terceiro esto se debe a que:

“Dejaremos de estar confinados, como lectores, al espacio de tres dimensiones, ya que la expresión de una idea incluirá una red de indicadores de posteriores elaboraciones o argumentos que podrán ser invocados o ignorados. En esto consiste el hipertexto. En el mundo digital el medio ya no es el mensaje. El mensaje, partiendo de una misma información puede corporeizarse de diversas formas.”[2]

Sin embargo, el meollo del asunto en el debate sobre el libro, pareciera encontrarse en un viejo problema, que data casi desde la creación de la escritura. Juan Mata Anaya ya lo ha advertido, el problema se encuentra en la poca costumbre que tienen las personas de leer un libro; aunque no solo se limita a eso. La noción que se tiene sobre el libro, su relación con el mercado, su distribución y el acceso que tienen las personas al mismo, son otras variantes que deben tomarse en cuenta en un análisis sobre la perspectiva del libro en el futuro. Aunque estos aspectos no agotarían el tema, también valdría la pena analizar el tipo de contenidos y el valor que se les da a ellos, pero tal esfuerzo escapa a este ensayo.

Lo paradójico de este asunto es que para analizar las perspectivas del libro y de la lectura en el Perú, se hace necesario hurgar un poco en su pasado para entender la totalidad del proceso. Al parecer, después de tantos adelantos tecnológicos y de tantas reformas educativas, se podría volver a vivir el pasado, de cierta manera. En un futuro, podrían surgir nuevos personajes de la antigüedad, como los Calificadores, como salvaguardas de un sistema y de un modo de vida. El libro, o lo que se entiende como tal, podría ser el objeto central dentro de estas nuevas disputas.

[1] Sven Birkerts. Elegía a Gutenberg. El futuro de la lectura en la era electrónica. Citado en Juan Mata Anaya. ¿Apocalipsis o renacimiento?. p. 4
[2] José Terceiro. Socied@d Digit@l. Citado en Juan Mata Anaya. ¿Apocalipsis o renacimiento?. p. 5

Nota: Este ensayo se hizo acreedor de una Mención Honrosa en el Concurso de Ensayo “El Libro en la Cultura Humana” organizado por el Banco del Libro y La Asociación de Egresados y Graduados de la Pontificia Universidad Católica del Perú (2005).

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Es un tema que no nos puede dejar indiferentes, pues además no se puede delimitar como un problema del Perú solamente, sino quizás de toda latinoamerica. Hoy en día la lectura de libros impresos es cada vez más difícil, pero no quiero ser pesimista y pensar que no se lee del todo...la visión que se postula en el post es muy interesante y vale la pena profundizar.

marcayuq dijo...

BUeno, en la continuación de ese artículo se profundiza un poco más, aunque claro, el tema no s agota. Te invito a q continúes leyendo las sgtes partes

Anónimo dijo...

Hello,

This is a message for the webmaster/admin here at ahorahistoria.blogspot.com.

May I use part of the information from your post above if I give a link back to your site?

Thanks,
William