8.11.07

Agresión a niña ecuatoriana en tren de Barcelona, Cámaras y Registros: ¡Migrante, acá Sobras!*




*Por Edgar Villegas Vásquez
[1]

Las conductas racistas o xenófobas la mayoría de las veces siempre plantean una dualidad engañosa en la que a simple vista los sujetos de la conducta marginalizante ocupan sólo roles discriminador – discriminado; una vista de este tipo, epidérmica, a lo único a lo que nos faculta es a encerrarnos en una especie de falsa geometría de ambos fenómenos por la que quienes intervienen en el acto conviven únicamente en dos roles contrastados, cuando el caso real es que los sujetos pueden llegar a plantearse diversos modelos de identidad que varían de acuerdo al contexto y a la cultura o culturas en las que interactúan.

Aquel 7 de Octubre, espacios físicos como los del metro de Barcelona y el conflicto entre el agresor español de 21 años con la niña ecuatoriana nos muestran los nuevos dilemas a través de los que la cámara y las nuevas tecnologías transforman la esfera pública junto a los sujetos que tratan de interponer sus discursos ante esta; a simple vista, el tablero de ajedrez devela un simple juego de discriminación en el que el agresor impone su discurso marginando la agredida, sin embargo el agresor dentro de su propia cultura era al mismo tiempo un marginal como lo demostraron las investigaciones posteriores al hecho que demostraron a este no sólo como sin trabajo sino al mismo tiempo como el titular de un prontuario delictivo. La supuesta víctima que por el hecho de ser migrante se hallaba ante una posición desfavorable frente a ejercer su derecho, pudo por medio de una denuncia telefónica y posteriormente por la evidencia del registro fotográfico de la cámara de seguridad del metro construirse subjetivamente como agredida, similarizando en parte sus derechos con los de un ciudadano del país en el que residía.

Hoy, la llegada del software para el medio fotográfico ha alterado las relaciones ortopédicas que la imagen fotográfica llevaba de la mano con los contenidos de verdad. Cámara, proceso de revelado en el laboratorio y el fotógrafo planteaban un triángulo sobre la mecánica de la construcción de la verosimilitud y la memoria que con la aparición de los formatos digitales comienza a experimentar cambios. Los sistemas de registro actualmente se relacionan en nuevas especies de archivos, más accesibles desde lo virtual a todo el mundo y por ello menos exclusivos, pero al mismo tiempo continúan con el mismo poder sancionatorio que la imagen fotográfica plantea al develar lo escondido, visibilizando lo marginal dentro el abanico de conductas de los individuos.

Paralelamente, el discurso retórico de la imagen como vehículo de la realidad representada del actuar de un sujeto frente a unos otros -no sólo dentro de su propia comunidad sino también desde comunidades diferentes- puede tener hoy un poder sancionatorio mucho más feroz en el actual medio de producción de los soportes digitales que respecto a tiempos de los anteriores soportes físicos. La imagen puede ser un registro que bajo ciertas condiciones puede producir crisis política, pero al mismo tiempo crisis personales, convirtiendo sensibilidades no sólo de sujetos individuales sino al mismo tiempo metafóricamente también de sujetos colectivos e institucionales
[2].







[1] Este pequeño artículo saldrá publicado al mismo tiempo en http://xanaxparaelpopulorum.blogspot.com/
Un blog personal que empiezo, en el que discuto temas de política, arte, fotografía e historias pero en donde debido a la naturaleza de este tema, relacionado a la cultura y al poder vale poner junto con mis camaradas del Grupo Ahora en
http://ahorahistoria.blogspot.com/.

[2] Ejemplos de ello serían los compromisos que decayeron sobre la imagen de la gestión de las autoridades de Barcelona después de la salida de la filmación del metro, junto con el mal manejo que estas hicieron de la crisis, así como las protestas que se generaron de parte de diversos sectores de la sociedad civil española y las comunidades de migrantes. Del lado del agresor español como sujeto individual podemos ver al mismo tiempo otra serie de compromisos, estos más relacionados sobre el tratar de transformar la imagen construida de este por los media y la opinión pública; ahora busca difuminar su conducta por medio de atenuarla, declarando embriaguez.

6 comentarios:

Víctor Vela dijo...

Este fue un suceso que me conmocionó bastante.
Solo quiero decir que el cobarde, enfermo mental, machista, xenófobo... o cualquier otro apelativo de estas características que le queramos poner le vendría bién, no es en nigún caso un estereotipo de individuo que nos podamos encontrar en España.
A juzgar por las imágenes, se puede observar que este individuo no está en su sano juicio y que es un emisor de violencia gratuíta sin remedio. Espero que este tipo de gentuza esté en el lugar que le corresponde, ya que entre la sociedad parece no saber estar.
Por ello querría hacer oír mi opinión en contraposición al título y decir:
¡Inmigrante, acá no sobras!

Minerva dijo...

La tecnología avanzará a pasos agigantados pero ciertas conductas negativas, siguen latentes a través del tiempo, y parece que nunca cambiarán.

Un saludo!

Eddie Gelprem dijo...

Antes que nada Victor te agradecemos por poner tu opinión sobre este hecho lamentable como lo fue la agresión a esta niña. Cada vez que veo este video de la cámara de seguridad del metro me pongo a pensar hasta que punto podemos hallar indiferencia como la que le demuestran a este hecho quienes también presenciaban el acto, y no hacían nada.

Pero no concuerdo contigo en el sentido de que el agresor al que ves sea sólo un sujeto desprovisto de juicio. Esta conducta, registrada por el "todopoderoso" ojo del video de seguridad termina develando un comportamiento institucionalizado contra los migrantes en los países desarrollados.

El dilema de actitudes como estas es que el ciudadano Español agresor tenía una "posición de dominio" dentro del espacio físico del metro para marginalizar a la muchacha, pero fuera de ese espacio y entre los miembros de su grupo él mismo era un marginal, no un orate. Ahora, echarle la culpa a él y sacrificarlo como cordero al matadero tampoco es correcto, si bien los medios de comunicación han canalizado esa imágen, que nos retira de una más de fondo del asunto: que este discurso racista es avalado por autoridades y políticos que los instrumentalizan para captar votantes en sectores marginales de los beneficios de las sociedades desarrolladas.

Por otro lado, como tú creo que los migrantes (los buenos migrantes) nunca sobran. El título sólo quería dar un efecto irónico a este hecho deplorable.

Un abrazo.

Eddie Gelprem dijo...

Minerva, amiga, tienes mucha razón. Podemos ver cambios en las transformaciones de la Web 2.0 y las exploraciones en nanotecnología o transmisión de imágenes - ahora ya digitales- a través de la fibra óptica. Sin embargo ciertos comportamientos territoriales de las personas que parecen aún no haber variado en el tiempo.

Esto tal vez representa el lado "bueno" la tecnología: Aparte de espiarnos - en especial después del 11 - S-, tiene un gran potencial de registro y denuncia de hechos que antes no se reportaban, pero que ocurren en la sociedad y que nos competen terminar a todos. La denuncia crea el debate,y el debate puede generar retroalimentaciones que apuesten a un cambio.

Gracias por leernos y te invitamos a seguir formando parte del proyecto enriqueciendo el diálogo. Un abrazo.

marcayuq dijo...

Ahora que soy un migrante mas en españa, lo del tema del metro es algo que nos compete a todos los latinos que estamos por esta parte del mundo.

Concuerdo con Eddie en que no se trata de un acto aislado, ni de una persona anormal. Mas bien de una situacion que de cierta forma puede ser cotidiana, pero que de pronto se ha visto expuesta a la luz. Y con cotidiana no me refiero a que sea cotidiano maltratar personas migrantes en españa, sino a la cotidianidad de ese individuo,a su forma de pensar y actuar.

Lo interesante de este post es que devela como la marginacion y discriminacion se producen en españa de forma mas notoria dentro de los sectores mas pobres y marginados, porque de alguna manera ven amenazados su propia subsistencia y porque no decirlo, existencia. De igual manera, me gustaria hacer una comparacion con el racismo que se produce contra personas de rasgos andinos en nuestrs sectores medios en peru, en los cuales se hace mas importante marcar diferencias sociales con las demas personas, y por ende, cuando el dinero no sirve para marcar tales diferencias, lo hacen los ragos fisicos.

Hay que estar alertas con este tema.

Laura dijo...

Bueno, yo creo que este hecho nos conmocionó a todos, como dice Víctor. Enseguida los medios de comunicación se hicieron eco de este deplorabe acto y se abrieron debates en la mayoría de cadenas de televisión.
Que haya salido a la luz debería servir para que se convirtiera en un acto aislado, para que todos estuvieramos atentos y vieramos las cosas con más perspectiva.
Personalmente me sentí avergonzada porque se produjera un acto como este...