18.3.07

LA HEMIPLEJIA DE LA HISTORIA PERUANA

Ahora la historia en el Perú vive una situación de hemiplejia, por un lado se renueva con las investigaciones académicas que no paran de aparecer, por el otro lado es una historia enlatada que se aleja cada vez más del interés de la población. ¿Cómo es posible que se den estos extremos? La respuesta más fácil es el desinterés del Estado por la educación y esto implica el no reconocer la responsabilidad de los profesionales de la historia acerca de esta problemática.

Pensamos que lo importante no es que se impartan conocimientos sobre historia, sino es la manera como éstos deben ser enfocados. Mucha gente suele equivocarse al creer que la historia es un sólido bloque de hechos verdaderos, inalterables. Lo paradójico de lo que entendemos por historia es que no abarca toda la Historia del pasado, ni siquiera la Historia tal como fue. Por eso, la historia que conocemos hay que escribirla con “h” chiquita; no hay que inflarla demasiado porque en otras ocasiones ya ha reventado.

No hay que perder de vista que la historia está basada en interpretaciones las cuales son creadas por los historiadores y que son adoptadas e incluso transformadas por el imaginario popular. Creemos que tras cada interpretación existe una mentalidad propia de un contexto social determinado y de un tiempo histórico específico. Estas interpretaciones no están ajenas a las influencias políticas, religiosas y culturales. Mas bien, estos rasgos se constituyen en sus cimientos y, como tales, suelen ocultarse en el subsuelo de la teoría.

No debería asustarnos la ligazón entre la historia y la política porque ésta siempre ha estado presente en toda interpretación histórica. En el pasado el historiador solía ocultarse tras el escudo de la objetividad y pretendía con esto revestir a su hipótesis con un aura de verdad. Sin embargo la historia no está hecha de verdades sino de interpretaciones. Lo peligroso de la idea de objetividad es que pareciera llevar a la historia a la mediocridad absoluta.

Reconocemos que en la actualidad el calificativo de “político” resulta el más conveniente si se quiere disminuir el valor académico de una hipótesis. Contra esto afirmamos que el trabajo del historiador responde a las características de la sociedad en que está inmerso, lo cual ineludiblemente compromete las propias subjetividades de cada investigador de la historia. Por esto afirmamos que es una hipocresía plantear que el quehacer del historiador puede estar totalmente libre de un bagaje ideológico; la cuestión radica en tener esto presente para evitar que termine viciando la investigación.

Como acción concreta planteamos la necesidad de una vinculación entre los historiadores y la enseñanza de la historia en los colegios. Porque de esta manera se reavivaría el interés de los alumnos en la materia, buscando que la entiendan como algo cercano a su realidad social y a su pasado. Para ello, el aprendizaje de la historia debe ser un proceso activo, donde el alumno plantee sus propias inquietudes ya que es indispensable para ellos tener una postura crítica respecto a la historia que les permita recrear su identidad política, cultural y social.

AHORA es cuando creemos necesario abrir el debate y plantear estas inquietudes que interpelen a la historia para que rompa su silencio en nuestra sociedad. El nombre AHORA plantea la inmediatez de la acción de eliminar el abismo entre la historia que se debate en el mundo académico y la historia que se enseña en el colegio, así como también nos refiere a la influencia del presente en las interpretaciones del pasado. La Asociación Histórica Orientada a la Realidad Americana plantea que la historia no es una cuestión limitada por nacionalidades y fronteras sino que más bien requiere un debate abierto, sincero e interdisciplinario.


18 de Octubre del 2006
Asociación Histórica Orientada a la Realidad Americana
AHORA

13 comentarios:

marcayuq dijo...

Ya era hora jorge que aparecieras... cualquiera pensaría que eres un amigo imaginario

Eddie Gelprem dijo...

Caballeros, ya era tiempo que apareciera nuestro amigo Jorge.
Esperamos más de tus escritos tio.

Anónimo dijo...

Hola Jorge, he leido con detenimiento tu artículo y estoy deacuerdo con tu propuesta, pero debes recordar que el puente comunicante entre la historia de producción académica y la que se enseña en el colegio, son los profesores, si ellos no son capacitados debidamente en temas pedagógicos dificilmente podremos alcanzar algo. Lo que has expuesto se biene debatiendo desde mediados del siglo XX, y el poco interés del Estado por la educación lo observamos desde que los españoles depositaron sus pies en nuestro suelo, amigo, el cambio debe venir desde abajo hablo de una revolución cultural, en la cual las mentes más lúcidas y preclaras inicien la labor desde nuestros niños, en busca de una comunidad educativa crítica y reflexiva, con capacidad de crear conocimientos. te recomiendo leer a Vicoski.

marcayuq dijo...

gracias por el comentario, solo queria acotar que este es el manifiesto fundacional del grupo de gente que escribe en este blog, que nos agrupamos en AHORA, por ende, es un escrito colectivo. Mas bien te invitamos a seguir apoyando con tus comentarios o cualquiier otro tipo de aporte. La publicación en esta web esta abierta a invitados

Anónimo dijo...

LAICACOTA

Espacio virtual creado realmente por Nicanor Domínguez.

Dedicado a la historia del Sur-Andino peruano-boliviano.

http://laicacota.blogspot.com/

David-Jo dijo...

Amigo Jorge,
Acabo de meter un comentario de tu post sobre la Guerra del Pacifico, comentario que mejor hubiera estado ubicado aqui. Pero leyendo ese otro post, tengo unas cosas que anadir. 1) sobre el tema del vinculo entre la historia academica y los colegios, quiza te interese saber que en el systema frances, la Facultad de Educacion no existe y los profesores de historia son graduados de historia y selecionados luego de un concurso en el que cada uno debe demuestrar no su excelencia como pedadogo sino sus conocimientos historicos - en ese systema, el problema que tocas no puede existir con tanta gravedad, pero sucede otro problema: si a los profesores de historia resulta facil ensenar a los hijos de las clases media y alta, ya crecidos en ambientes donde la cultura se encuentra valorada, les sale mucho mas dificil transmitir el gusto de la historia a los alumnos de los barrios marginales. 2) estoy en desacuerdo contigo cuando escribes eso: "el aprendizaje de la historia debe ser un proceso activo, donde el alumno plantee sus propias inquietudes ya que es indispensable para ellos tener una postura crítica respecto a la historia que les permita recrear su identidad política, cultural y social" - NO, NO, NO, salvo sobre lo del "critica", lo cual es la unica palabra que aqui me convince. Claro que el estudio, la ensenanza, el aprentizaje de la historia, es decir no del pasado sino, como lo planteas bien, del discurso sobre el pasado (mejor que "interpretacion" del pasado, lo cual es sospechoso como ya explicaré), tiene como meta contribuir a la difusion de una actitud critica y a la intelecion de nuestras sociedas (para nada porque el pasado ayudaria - que locura - a entender el presente siendo su "origen", sino porque precisamente el pasado (como lo extranjero, lo exotico, lo lejano) es distinto del presente, y su estudio nos permite entender lo singular, lo particular de nuestro tiempo. Al contrario, cuando dices mas o menos que el aprentizaje de la historia ayuda al desarollo personal, implicitamente te refirres a y adoptas (pero de repente me estoy equivocando) el mito del origen ("uno tiene que saber de donde viene" y otras bromas). Aqui no puedo estar de acuerdo contigo. Espero tener el placer de conversar mas sobre esos temas con tigo, y con todas personas que puedan ser interesadas en conocer un punto de vista de repente pertenciente a una cultura de investigacion historica distinta de las que prevalecen en las universidades peruanas. En cuanto a mi, me gustaria mucho aprender mas sobre esas. Saludos amigales,

El Cantante dijo...

Hola David-jo. Primero que nada muchas gracias por el comentario. Déjame decirte que el manifiesto de arriba es colectivo, es decir, tanto Jorge como quien habla y los demás que participan en este blog somos responsables de lo que allí se menciona.

Muy sugerente es lo que comentas sobre la educación francesa. Siguiendo la comparación, aquí el magisterio en general sí ha tenido bastante éxito para difundir una visión de la historia en que predomina la explicación del presente por la continuidad del pasado. Esta visión se cultivó con fuerza en las facultades de Educación, y sobre todo --pero no solamente-- en las universidades nacionales, durante el auge del marxismo académico. Si es que ya no lo conoces, te podría interesar mucho el libro El Perú desde la escuela de Gonzalo Portocarrero y Patricia Oliart, donde justamente se trabaja este tema.

Nosotros en AHORA no pretendemos reforzar mitos, sean criollos o andinos, populares o no. Creemos en la historia académica, sobre todo en la que hoy se hace. Y precisamente por ello quisiéramos reforzar el vínculo de esta historia con la otra que influye de manera más marcada en la formación de los ciudadanos. ¿Cómo hacerlo? Pues discutámoslo. Ese es uno de los propósitos de este espacio.

Saludos

José Luis

David-Jo dijo...

Muchas gracias por tu/su respuesta, especialmente por la referencia bibliografica ! Yo siguere leyendo ese blog con atencion, y promovodandolo (sea con criticas) en mi blog ! Parece que no salio de mi computadora (?) el comentario que yo habia puesto en el otro post (sobre la Guerra), donde yo me presentaba (medievalista francés, practicante en el Fondo Reservado de San Marcos dondo trabajo sobre mss del siglo XVIII, recien pero cada vez mas me interesa la historia peruana), comentaba el acontecimiento del progame chileno con comparacion con un intento del gobierno frances de promulgar una ley quien comande a los profesores que ensenen "también el papel positivo que tuvo el colonialismo", y mencionaba el ensayo de M. Burga, "Para que aprender la historia en el Peru" ? Me gustaria mucho conocer sobre la recepcion de ese libro (o, si no se lee, de sus ideas) dentro el ambiente estudiantil. Ese libro me parece simptomatico de la dificultad que tiene cierta historiografia peruana para alejarse del todo-politico (a la vez en cuanto a los temas y propositos, y al estatuto social del historiador). Gracias otra vez, y saludos amigales a todos los autores quienes cantan (los Nicolas Bourbaki de la historia) !

marcayuq dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
marcayuq dijo...

Saludos David-jo, y más que los Nicolas Bourbaki de la historia, creo que prefeririamos ser los Tito Flores Galindo de la historia peruana, ;) . En cuanto a la historia como una sucesion de acontecimientos concadenados entre si, dentro de una relacion de causa y efecto... pues no postulamos eso.

A mi parecer, la interpretación del pasado no implica necesariamente encontrar las causas de los problema actuales... sino encontrar ciertas caracteristicas que pueden haber pervivido en el tiempo, o que en todo caso, ayudaron a crear corrientes, hechos u procesos historicos que hoy nos afectan... Basadre, importante historiador peruano, introdujo en nuestra historiografia el concepto del azar dentro de la historia. Por ello,me es dificil concadenar los hechos de manera consecutiva, por cuanto, no creo que tengamos a nuestra disposicion todos los acontecimientos que ayudaron a crear el presente.

Esto en la medida en que no podemos recrear el pasado en su totalidad, y mas bien, solo interpretarlo. Me reafirmo en este concepto porque el pasado no esta basado en hechos, sino en procesos historicos; procesos que son analizados por historiadores, y este analisis para mi no es otra cosa que una interpretacion, subjetiva, cercana a los errores, enmarcada dentro de su propio tiempo, y perfectible, e incluso, contradecible.

Creo percibir que piensas que la historia debe estar alejada de la politica, y en ello no estoy de acuerdo. Asi como tampoco creo que el ser humano no es un ser politico, el historiador no es una excepcion.

Con respecto a las causas y efectos en la historia, Juan Martin Sanchez, en la entrevista que publicamos, dice lo sgte:

"Me parece que eso lleva un poco de error y es una manera bastante funcionalista de ver la historia: lo que hoy vivimos, lo que vive el Perú o España hoy, se explica por las trayectorias históricas. Las trayectorias históricas explican cosas y nos dan sobre todo una serie de información y una descripción de cómo ha estado, ha evolucionado ese país o esa sociedad pero no tiene por que explicar los acontecimientos del momento; como los acontecimientos históricos tampoco estaban del todo explicados por los que lo antecedían".

Tildes omitidas...al menos la mayoria de ellas ;)

Espero que sigamos debatiendo y gracias por tus comentarios.

Adrián dijo...

Muy bueno el manifiesto y el dabate que lo sigue (así como la página en general). Los felicito.

Al margen de ello, me parece especialmente interesante -por discutible- eso de que la historia no explica el presente. Dejando el rollo de la objetividad imposible aparte, ¿dónde encontramos explicaciones a los hechos sino en los que los anteceden?

Marcayuq se refiere a procesos en vez de hechos y la noción es sin duda más interesante. Pero ¿no son los procesos concateciones de hechos, mínimos y grandes, famosos tanto como inaccesibles? está claro que no podemos conocer todos los hechos y así todas las relaciones causa-efecto.

Pero por eso no las podemos negar. Mi mayor motivo de vocación hacia la historia caso es la posibilidad que brinda de explicar easas toneladas de causas-efectos, en cada caso con infinitas particularidades a su vez creadas por relacónes causales, que a larga desembocan en el presente.

No veo cómo explicamos los hechos sino por sus causas, o mejor que por sus causas. Las propias teorías y las posturas políticas suelen ellas mismas partir de situaciones concretas y de contextos que las permiten. Y el azar de Basadre... todavía no lo he leído.

marcayuq dijo...

Disculparas la demora en responderte adrián... la chamba me ha tenido ocupado, y alejado lamentablemente de la historia como proyecto, que es lo que simboliza este blog para mi.

Mi reticencia a aceptar que la historia explica el presente se encuentra en la vieja historia determinista en la cual encontrabas facilmente los fundamentos en que se basaba el presente, y la explicacion del mismo era igual de facil. Asimismo, el historiador se convertia en una especie de astrologo que mediante el estudio de la conjuncion de determinados hechos podia prever lo qe iba a pasar en el futuro.

Evidentemente esto no pretende responder tus legitimos planteamientos sino sazonar el debate... la cuestion central para mi está en las relaciones de causalidad en las que estaria basada supuestamente la historia.

Es cierto que existen hechos pequeños que motivan ciertas reacciones en las distintas personas que componen el globo y que posiblemente dichas reacciones influyan dentro del accionar de ese sujeto en el acontecer historico de un pueblo. Pero como tu bien señalas, hay determinadas relaciones de causas-efecto que nunca podremos conocer por ser demasiado cotidianas o intimas, a lo maximo, podriamos jugar con probabilidades, las mismas que son siempre inciertas...

Y como he mencionado antes, no son los hechos los que caracterizan la historia sino los procesos, los conjuntos de hechos relacionados entre si, los cuales tienen efectos concretos, aunque no necesariamente bien delimitados, en la vida de las personas. Estos procesos pueden tener ciertas explicaciones que de alguna manera pueden denominarse como causas pero que no terminan de explicar el proceso en su complejidad...

Ahora, ¿hasta que punto la historia puede explicar el presente? Te soy sincero, es una pregunta que aun no termino de formular, lo que si tengo en claro es que la historia que hacemos no es mas que copia de nuestros intereses actuales y se ve muy influenciada por ellos.

Sin embargo, puedo afirmar (aunque de manera algo romantica)que la historia no es una ciencia en donde juntamos ciertos elementos concretos y tenemos una resultante. Para mi la historia es un arte, porque requiere de mucha inventiva e imaginacion, y no me estoy referiendo a la historia que tergiversa a las fuentes, sino a la historia que recrea, o incluso crea, procesos históricos conocibles qe permiten a los demás entender un poco más de la sociedad en donde viven y sobre ellos mismos. No explica del todo el presente, porque de alguna manera eso me infiere que uno pueda creeer que al analizar la historia va a encontrar todas las respuestas, la verdad... y eso no creo que sea cierto....

pd. Propongo algo a todos los interesados... a todos aquellos que nos han dejado sus comentarios, hacer una reunion colectiva para charlar sobre los diversos aspectos de la historia y sobre la labor del historiador. Claro, todo esto sazonado con algunas bebidas espirituosas... espero respuestas... y como siempre edgar pone la casa jeje

Anónimo dijo...

Felicitaciones por su blog, muy analitico y bien escrito. Los estare visitando a menudo.
Amazilia Alba