24.5.09

Anécdota californiana

Por: José Luis Igue

racismo y racista

Fuente: http://www.flickr.com/photos/phinaphantasy/1797954963/

Como saben los resistentes colaboradores de este blog académico, me encuentro en Santa Barbara, Estados Unidos.

Ayer pasó un incidente interesante en mi vida más bien algo tranquila. Asistí a una excelente ponencia de un investigador peruano sobre los estereotipos que hay en nuestro país contra los negros, o como también se dice allá, la gente morena. Que son ignorantes, indisciplinados, ingeniosos para lo malandro, 'bien dotados' sexualmente, dueños fehacientes del baile, el deporte... de la 'quimba', además del puesto de porteadores funerarios. Esto último, lamentablemente, rebasa el estereotipo y se cumple con religiosidad…

Lo que más me gustó de la presentación fue la proyección de imágenes de caricaturas, historietas y dibujos animados en que estos estereotipos se materializan. Sencillamente alucinante. Muy buen material. Vayan a la Hemeroteca Nacional a revisar este capítulo 'negro' en la historia del periodismo. O mejor aun, si desean contactar al autor de la ponencia y próxima tesis, envíenme un correo electrónico.

Pues bien. El evento tuvo lugar en una pequeña sala reservada por el Departamento de Latin American & Iberian Studies: ambiente latinoamericanista, de seminario, 'free food' como dicen aquí (hay una interesante creencia de que lo académico de por sí no tiene acogida), profesores y alumnos ansiosos por demostrar su valía intelectual, quizá más que el propio ponente.

Por supuesto que yo no me quedaba atrás, y preparaba mis preguntas magistrales. Ya que el tema era el racismo en el Perú, decidí, como peruano, contar a los presentes que esas imágenes me parecían graciosas y me causaban hilaridad. La cosa empeoró cuando se proyectaron videos del 'Negro Mama'. Mi acompañante, también peruana, no pudo reprimir una risita y enseñarme su linda dentadura. Todo ello me iba convenciendo de la pertinencia del testimonio.

Bueno. Sucede que realizo mi comentario y planteo la pregunta de por qué a muchos peruanos lo mostrado nos da gracia. Sólo el ponente aborda la cuestión. Pero la concurrencia... un silencio que sólo puedo calificar de 'sepulcral', ya que mi intervención fue enterrada inmediatamente. Pero fuera de bromas, este incidente realmente me ha dejado intrigado y fascinado. Qué interesantes son las diferencias culturales y políticas.

Reconstruyo: mi intervención fue evaluada como 'políticamente incorrecta' por la asistencia. Sigo: esta reacción es independiente de la opinión: varios amigos me dijeron sotto voce luego que comparten la risa (me engañan como buenos amigos); otras personas habrán pensado que el comentario fue inocente, inoportuno, pero esperable en un extranjero (espectaban Borat 2); y vi que un tercio final tenía la palabra "racista" dibujada en el semblante. Todo ello resulta indiferente. Una vez que el tabú es alcanzado se instaura el pánico general y el desenlace es impredecible.

Esta anécdota californiana me ha hecho aprender en carne propia que en este país llamado Estados Unidos de América el peso de la historia de segregación racial es fortísimo, y no porque continúe la segregación, sino porque el combate contra su legado es incesante. Por eso creo que es incorrecto subestimar el significado del triunfo de Obama.

Mi pregunta es, sin embargo: ¿qué tienen que ver estas políticas raciales con el Perú? Si un sketch (del cual no soy fan) me arranca una sonrisa, ¿soy "racista"? Tal vez sí, tal vez no... Sería interesante analizar la cuestión en vez de silenciarla. Mi sensación es que en este país los estudios latinoamericanos están siendo limitados por tabúes (muy válidos y necesarios) que corresponden a un debate político-académico estrictamente estadounidense.

Si estos tabúes son importados acríticamente a la academia latinoamericana, estaríamos negándonos la posibilidad de teorizar y diagnosticar una realidad con racismos propios que igualmente reclaman urgente solución.

4.5.09

No al Colegio de Historiadores

En los últimos día ha surgido un debate en torno a un proyecto legislativo para que se cree el Colegio de Historiadores. Me acabo de enterar el día de ayer de todos los detalles al respecto, y realmente la propuesta me ha dejado estupefacto. Aquí les dejo el comunicado de algunos historiadores que como yo están en contra del mentado proyecto.

Pronunciamiento contra la creación del

Colegio de Historiadores del Perú

 

La Comisión de Educación del Congreso de la República ha aprobado el proyecto de ley Nº 904/2006-CR, por el cual se pretende crear un Colegio Profesional de Historiadores. Los abajo firmantes consideramos que, entre muchas otras razones, debemos oponernos a este proyecto por los siguientes motivos:

 

 

1) La creación de un colegio de historiadores viola la libertad de expresión y acceso a la información

 

El proyectado Colegio Profesional de Historiadores del Perú restringiría las posibilidades de comunicar o publicar información histórica, pues reservaría para los colegiados la posibilidad de pronunciarse sobre hechos del pasado. Además, limitaría las formas de investigar temas históricos ya que plantea restricciones para el acceso a la información. En este sentido, el proyecto es inconstitucional, pues atenta contra aquellos derechos que garantizan la libertad de información, opinión, expresión y difusión del pensamiento.

 

 

2) Un colegio de historiadores limitaría el libre ejercicio profesional y el desarrollo académico de los historiadores

 

El proyectado colegio impediría que muchos destacados historiadores nacionales y extranjeros se desempeñen en el Perú puesto que, sin el título de licenciatura, no estarían inscritos en el mencionado colegio. Esta restricción impediría, por ejemplo, que reconocidos magísteres y doctores en Historia no licenciados puedan ejercer la investigación o la docencia universitaria. De otro lado, al establecer como único requisito para poder ejercer como historiador la obtención de la licenciatura y la inscripción en el proyectado colegio, se frenaría el desarrollo profesional meritocrático, pues la colegiatura facilitaría la obtención de plazas laborales a historiadores que no tendrían la necesidad de realizar estudios de posgrado o de continuar con sus investigaciones. Al mismo tiempo, este colegio no tendría cómo promover el crecimiento del campo laboral de los historiadores.

 

 

3) Un colegio de historiadores sería una traba para el desarrollo de la disciplina y para el enriquecimiento del conocimiento del pasado

 

Porque el proyecto pretende depurar o erradicar un supuesto intrusismo profesional por parte de no historiadores y, de esa manera, cerrar la posibilidad de que los no historiadores puedan investigar o difundir información sobre la historia. Esta pretensión afectaría el fructífero intercambio académico y debilitaría los lazos que se tejen desde hace muchos años con otras ciencias y disciplinas.

 

 

4) El trabajo del historiador no se puede regular con un colegio

 

El trabajo de los historiadores es completamente distinto al de los médicos, arquitectos, abogados, ingenieros, contadores, entre otros, cuyo ejercicio profesional sí genera un impacto inmediato en la sociedad y sí requiere de filtros que regulen su ejercicio. El trabajo histórico es en esencia humanista y liberal, y debe renovarse constantemente. Su regulación, validación o evaluación ética se produce en instancias distintas de las de un colegio profesional; más bien ocurre en la relación que los historiadores establecen con facultades, centros de investigación y redes académicas.

 

 

5) Un colegio de historiadores no es necesario

 

Finalmente, no existe un peligro real que, como se plantea en la exposición de motivos del proyecto, amenace el ejercicio de la profesión de los historiadores o impida el desarrollo de la disciplina. Reafirmamos, entonces, que nadie puede ni debe controlar el modo como la historia es narrada, pues ella es de dominio público de todos los peruanos, y que un colegio profesional no generaría beneficios ni inmediatos ni a largo plazo para los historiadores, pues solo sería una instancia burocrática más que, por lo antes expuesto, entorpecería la labor de los historiadores y el desarrollo de la disciplina.

 

Lima, 04 de mayo de 2009

Las personas abajo firmantes

 

 

Nelson Manrique Gálvez (DNI: 07779676), Antonio Zapata Velasco (DNI: 06382576), Jesús Cosamalón Aguilar (DNI 08023897), Carlos Aguirre (DNI: 09068961), Marisol de la Cadena (DNI: 07587162), Paulo Drinot (DNI: 06522303), María Emma Mannarelli Cavagnari (DNI: 08224795), José Luis Renique (DNI: 06379628), Charles Walker, Emilio Iván Candela Jiménez (DNI: 40743959), José Frank Ragas Rojas (DNI: 10587115), Catherine Paola Rodríguez Manrique (DNI: 40345731), Elizabeth del Pilar Montañez Sanabria (DNI: 41142681), Carlos Alberto Dávila Corrales (DNI: 07494470), Raúl Eduardo Silva Huapaya (DNI: 10195815), Javier Puente Valdivia (DNI: 41517435), Julio Néstor Núñez Espinoza (DNI: 09951936), José Luis Igue Tamaki (DNI: 41541782), Álvaro Luis Macchiavello Espinoza (DNI: 40446610), Cayetana Adrianzén Ponce (DNI: 44284489), Roberto Carlos Niada Astudillos (DNI: 40621637), Valeria Neves Carrillo (DNI: 40960324), Héctor Jesús Huerto Vizcarra (DNI: 42881354), Adrián Luis Enrique Lerner Patrón (DNI: 23810632), Jorge Enrique Bayona Matsuda (DNI: 40666332), Jorge Luis Valdez Morgan (DNI: 40087220), Roberto Bustamante Vento (DNI: 07522037), Gianmarco León (DNI: 40579177), Tilsa Ponce (DNI: 42950245), Ricardo Daniel Guerrero Salazar (DNI: 40840241), Natalia Jaira del Águila Taipe (DNI: 41356489), Javier Andrés Jiménez Aragón (DNI: 42381221), Javier Augusto Espinoza Ríos (DNI: 41725801), Giovanna Ottazzi Ponce (DNI: 41307513), Fabricio Tealdo Zazzali (DNI: 40164625), Carlos Aburto Cotrina (DNI: 07756818), Maribel Yolanda Arrelucea Barrantes (DNI: 09717169), César Pérez-Albela Stuart (DNI: 41148112), Valeria Gatti Álvarez (DNI: 41439142), Maria Ilce Lisseth Ramis Figueroa (DNI: 07781687), Claire Jaureguy Robinson (DNI: 10638746), Rodrigo Cabrera Nieri (DNI: 10803989), María Eugenia de Aliaga Arrarte (DNI: 10725103), Víctor Jesús Arrambide Cruz (DNI: 40397390), Jorge Freddy Huamán Machaca (DNI: 40296879), Talia Choque Chipana (DNI: 42992184), Rodrigo Alonso Sarmiento Herencia (DNI: 41901288), Tamara Deborah Natasha Feinstein, Daniel Parodi, Patricia Ledesma Liébana.